Introducción:
Aunque el  rifle Winchester 30-30 fue el arma más famosa de la revolución, no podríamos decir que fue la mejor ni la más usada por los rebeldes. Si bien esta arma presenta ciertas ventajas, el fusil Máuser tuvo una mayor aceptación tanto en los bandos federales como en los revolucionarios.

A principios de la revolución, por 1910, cuando los ejércitos rebeldes estaban aun organizándose, les llevo tiempo lograr una estandarización del armamento como es deseable en todo ejercito. Se usaron incluso wínchester 44-40, el famoso rifle de la conquista del viejo oeste. Pero paulatinamente fueron desechados.
La famosa carabina 30-30 no obstante ser la más popular e inmortalizada en más de un corrido sobre la revolución mexicana no fue el arma de mayor uso. La carabina 30-30 (fue utilizada mayormente por las tropas de Pancho Villa contra los Máuser que era el arma larga reglamentaria del ejército federal. El 30-30 tenía una ventaja pragmática, utilizaba las mismas balas que los revólveres. Esto en la situación de guerrilla era una característica muy apreciada incluso sobre las desventajas de ser un arma de alcance corto o medio.

Paco Ignacio Taibo II, en su libro Pancho Villa, comenta sobre el armamento que utilizaban los villista en un principio, y nos dice lo siguiente:
¿Cuáles son las armas de los rebeldes en ese momento? Han ido haciendo variopinta colección de todo lo que cae en sus manos. Lo que se obtiene del enemigo derrotado y lo que se puede contrabandear. Villa usa un revólver Colt calibre 44 de seis balas. Sus hombres en general trae fusiles Winchester 30/30 de palanca, seis tiros en el magazine, alcance 500 metros (pero eficaz a no más de 200), que era muy popular en el norte, fácil de adquirir en la frontera al menudeo, de contrabando, pero era un arma de caza de mediano alcance y que se calentaba mucho en combate prolongada, al grado de  que no se podía sostener por el calor. La minoría tiene un Remington 30/30 de 11 cartuchos de cargador. Y algunos, los más afortunados, han conseguido fusiles Máuser  de 7 mm.,  que era el arma oficial del ejército federal, con casi dos kilómetros  de alcance  y eficaz en 400-600 metros, fácil de comprar en Estados Unidos porque la empresa tenía una cas en Nueva York y los vendía al menudeo en cualquier parte del país. Además se habían apropiados en los combates de carabinas Máuser de cañón más corto y más ligeras que el fusil, con cinco cartuchos en el cargador[1].

Máuser

El fusil Máuser es  una invención de los armeros alemanes Paul y Guillermo Máuser, que  a mediados  del siglo XIX, crearon un novedoso fusil de repetición con un sistema de cerrojo el cual lleva su apellido. Los hermanos Máuser, fundaron una sociedad por acciones que en 1895 se fusionó con la DEUTSCHE WAFFEN UND MUNITIONS FABRIK BERLIN (D.W.M.) Fábrica Alemana de Armas y Municiones.
Aunque el Máuser 98 es un fusil muy bien diseñado, se trata de un arma de cerrojo de recarga manual, por lo que era más lento de disparar comparado con otros. No obstante, la calidad y precisión hacían que este fusil superase a los semiautomáticos. De hecho, cuando en 1943 se empezaron a distribuir los primeros G43 (Gewehr 43), los soldados alemanes preferían conservar sus viejos Máuser Kar 98k, aduciendo falta de fiabilidad o de precisión de los nuevos fusiles. Lo cierto es que ningún otro fusil semiautomático de la época podía impactar a un blanco a 1,4 km y ninguno podía soportar tantas inclemencias como el Máuser 98k. Un oficial comentó en una ocasión "nunca se apunta tan bien como cuando sabes que sólo tienes un disparo",  haciendo referencia al hecho que cuando sólo tenían una bala, disparaban con mayor precisión porque si fallaban podrían morir.
 El Máuser fue rápidamente adoptado por el ejército alemán, que lo utilizó en la Primera Guerra Mundial. Varios países lo adoptaron como arma oficial y se establecieron sus propias fábricas,  abastecieron a ejércitos combatientes durante las dos guerras mundiales.

Máuser en México

México utilizó 13 diferentes modelos del rifle Máuser fabricados del año de 1895 al 1954. El gobierno de Porfirio Díaz en 1895 y en 1897 aprobó y adquirió el fusil sistema Máuser calibre 7 mm. El Máuser alcanzó enorme popularidad en el ejército mexicano a principios del siglo XX, llegando al grado de hacerlo el reglamentario de la milicia porfiriana e, incluso, de modificarlo para crear versiones más eficaces del mismo.
El primer rifle Máuser usado por nuestro ejército mexicano fue el modelo M1895 El rifle modelo fabricado en Oviedo, España por la Fabrica de Armas de España, portaba el escudo de armas de España y el nombre del fabricante  aparece en el lado derecho del rifle.
El primer rifle Máuser Mexicano modelo M1895 fue fabricado por Deusche Waffenund Munitions fabrik (DWM). Se distingue este modelo porque el escudo nacional fue impreso por medio de estampa tipo rodillo a una presión de 100 toneladas por pulgada cuadrada, el impreso del Escudo Nacional es perfecto y consecuentemente el rifle Máuser Mexicano M1895 se encuentra entre los rifles más raros y codiciados por los coleccionistas de armas militares.
Las relaciones comerciales con Alemania eran buenas en el Porfiriato, solamente había problemas en cuanto a la venta de armas, porque el gobierno no adquiría sus armas de ese país. Algunas fuente menciona que no existía una acuerdo  en los montos de los sobornes que pedían los funcionarios mexicanos. Cuando estuvo en la Secretaria de Guerra Bernardo Reyes (1900-1902) las relaciones mejoraron, el gobierno Alemán incluso  llego a condecorar condecoro al general Reyes.
En 1902 Porfirio Díaz, firmó un contrato de adquisición para lo rifles Máuser, con la fábrica de armas Deutche Waffenund Munitions Fabrik (DWM) en Alemania. El modelo Máuser Mexicano modelo M1902 fue fabricado por DWM en Berlín Alemania y por la fábrica de armas Steyr en Austria.  La DWM le fabricó a México en 1903 un total de 38,000 rifles Máuser modelo M1902 y Steyr 40,000 rifles. Además el presidente Díaz, el año de 1902,  envió a Europa oficiales y mecánicos mexicanos para estudiar a fondo los sistemas mecánicos modernos con la finalidad de producir armas en México.

La Fabrica Nacional de Armas  se creó en 1902, en Santa Cruz municipio de Atizapán en el Estado de México bajo la dirección del general Manuel Mondragón. Cuatro años después se estableció la fábrica Nacional de Cartuchos en Santa Fe, en El distrito Federal, se nombro como el primer Director al Teniente Coronel, Enrique Mondragón.

Máuser  Mexicano

 Debido a la necesidad tan grande de armas del gobierno mexicano, este decidió pedir que una concesión para la fabricación del Fusil Máuser en nuestro país. El rifle Máuser Mexicano modelo M1910 fue el primer rifle hecho en la Fábrica Nacional de Armas, durante el mandato de Porfirio Díaz. El rifle Máuser Mexicano M1910 se fabricó en México con tecnología y maquinaria Alemana, y bajo la supervisión de técnicos Alemanes.
En Estados Unidos como en Europa por desgracia se le tenía una muy mala impresión de la inteligencia, habilidades y del profesionalismo de los Técnicos y trabajadores Mexicanos.
 Pero al efectuar pruebas de aceptación Militares al Máuser Mexicano modelo M1910 resulto ser superior al rifle oficial de los Estados Unidos, el rifle Springfield modelo M1903 en calibre 30-30. El rifle Máuser Mexicano modelo M1910, fue fabricado de 1910 a 1934, con un producción total  de 40,000 rifles se.

 Revolución

 Pero  esto no fue suficiente para las necesidades que tenía el gobierno por la guerra. El Gobierno de Porfirio Díaz, durante el periodo de la Revolución Mexicana adquirió rifles, carabinas, rifles cortos y Máuser de otros dos fabricantes de armas Europeas, Steyr en Austria y de Fabrique Nationale d’Armes d’ Guerre (FN) en Bélgica.  Además compró 14000 rifles y carabinas hechas en Japón, que tenían la inscripción de república mexicana y el águila en el nopal gravadas, de estas solos 5000 llegaron a México[2].


 Máuser en la Literatura Revolucionaria

Mariano Azuela dejo constancia del uso del Máuser entre los revolucionarios en Su obra Los de Abajo:
…Yo sólo les sé decir —agregó— que dejo de llamarme Anastasio Montañés si mañana no soy dueño de un máuser, cartuchera, pantalones y zapatos

…Don Mariano, a los 63 años, era el hombre más sencillo, más cordial, más claro del mundo. Modesto de suyo, y apartadizo, escapaba a las laudanzas y ... “Yo no fui revolucionario de máuser —me decía—, ni disparé un tiro ni maté a nadie.

…señor Ríos, bien impresionado por el marcial continente de un mozalbete de brillantes polainas, ajustado traje de paño gris, retorcidos bigotes y máuser a la espalda. — No lo conozco, señor Ríos. — No, no es general — había ...Veinte tiros de máuser y media vara de chorizo porque me dejes tumbar al de la potranca mora.

Conclusión:

La presencia del  fusil máuser en la revolución mexicana  es importante no sólo por su valor estratégica, si no además por que incluso esta arma sufrió su mayor modificación  con la  que México aporta  a la manufactura mundial de armas, el primer fusil automático de la historia, el Fusil Mondragón. Este fusil fue diseñado por el general Manuel Mondragón  tomando como base el fusil Máuser. Esta arma se fabricó en Suiza, porque en México no había la tecnología para construirlo. Solamente 400 de estos fusiles llegaron a México, los demás fueron vendidos a Alemania y sirvieron en la Primera Guerra Mundial.





[1] Pacho, Taibo, 2005, p.183.
[2] http://www.mexicoarmado.com/archive/inde.

10

Ver comentarios

Cargando